Educación, base para el emprendimiento

Desarrolla una pasión por aprender, si lo haces, nunca dejaras de crecer “ Anthony J. D´Angelo

Sabemos que la educación ha sido determinante para la evolución del hombre, pues desde las sociedades primitivas la enseñanza era parte fundamental de su existir, resaltando las labores como la caza, la pesca, la agricultura, la recolección de alimentos para su supervivencia. Estas herramientas eran sin lugar a dudas diseños educativos; pero desde la antigüedad al día de hoy con esta Pandemia mundial:

  • ¿Cuánto ha cambiado la educación?
  • ¿Las nuevas generaciones reciben la educación necesaria para un mundo en evolución y retos internacionales?
  • ¿Acaso preparamos a nuestros futuros líderes para un mundo en constante cambio?
  • ¿Nuestros docentes desde inicial hasta post/grado buscan emprender ideas innovadoras que ayuden a la enseñanza?
  • ¿El estado busca proyectos capaces de generar métodos educativos para una generación capaz de conquistar el mundo?, son preguntas que contantemente me hago.

Es que a veces creo que la educación es solo un negocio, pues el estilo educativo desde el estatal hasta el más costoso de las instituciones educativas privadas poseen no solo la misma curricula, sino también los mismos métodos y notar que el mobiliario siempre era el mismo, quizá en algunos casos con mejor acabado o nuevos, una pizarra que pasó de tiza a plumón, mencionando que el cambio más significativo es el de tener un retroproyector en cada aula, que quizá en muchos centros educativos probablemente ni siquiera exista, pero en esencia luego de años donde el mundo ha evolucionado en todo aspecto, pareciera que el sistema educativo se resistiera a este cambio. Alegando que la matemática y la ciencia es importante, y ¿dónde quedó el deporte, la literatura y el arte?, la pandemia mostro deficiencias incluso en los docentes quienes en muchos casos ven plataformas como zoom aplicativos que no logan entender y que se resisten a capacitarse en algo tan  sencillo, sin embargo este no es el verdadero problema que enfrentamos, pues definitivamente los estudiantes regresara a sus aulas, el problema radica en el contenido que le brindamos al estudiante resaltando que todos somos diferentes.

Probablemente no se dan cuenta que las personas tenemos diferentes fortalezas y habilidades que debemos cultivar, no solo queremos formar matemáticos, y en los deportes no todo es fútbol o vóley, los docentes tendrían que saber interpretar a un alumno cuya pasión lo lleve a la esgrima, danza, lucha, ciclismo, entre otros, hay jóvenes que componen excelentes poemas y canciones, pero no tiene la voz para cantarla, hay personas que poseen reflejos precisos para el tenis de mesa o aptitudes para el boxeo o fisicoculturismo; en cada aula hay una cantidad de increíbles talentos escondidos capaces de convertirse en éxitos mundiales y en mi opinión también es deber de los docentes encontrar es sus estudiantes dichas virtudes, capacidades y potenciarlos para que así puedan afrontar la vida luego del nivel secundario y no frustrando grandes sueños.

Solo me quedó pensar de forma romántica, que son los docentes quienes a través de iniciativas personales realizan una revolución educativa, un verdadero emprendimiento educativo de los cuales tenemos muy pocos casos documentados, con gran alegría pude encontrar profesores que utilizan las redes sociales como fomento educativo, docentes que personalizan saludos a sus estudiantes, profesores que utilizan alta tecnología en lugares alejados del Perú para enseñar a niños que estoy seguro les dará la oportunidad de mejorar sus vidas, pero como mencioné son solo pocos casos, debemos lograr que nuestra educación sea de interés para el alumnado, utilizando todas las herramientas que podamos otorgarles, pues aunque sea un cliché “Ellos son el futuro de nuestro País”.

Ya se están formando instituciones educativas que empiezan a diferenciarse en los cuales de forma sostenible logran impactar a sus alumnos a través de habilidades blandas, otros incluso potenciando las fortalezas de cada persona, pero es necesario que todos los centros educativos en especial los estatales tengan este objetivo, que permitan a sus docentes crear e innovar formas espectaculares que apoyen a la educación y que sea un modelo a imitar, formando espíritus libres que den alegrías a nuestro País en todos los campos.

Urge adecuar a la educación a los constantes cambios, Peter Drucker decía “Si uno considera los cambios como una amenaza, nunca innovara. No deseche algo simplemente porque no era lo que planificó, lo inesperado es la mejor fuente de innovación”.

Debemos mejorar la calidad de la educación, eso lo sabemos todos; debemos premiar y fomentar la innovación educativa, resaltando los logros de cada actividad realizada, no pongamos resistencia, desarrollemos además conciencia ciudadana, medio ambiental y de identificación nacional; quizá sea terrorífico incluso para padres y docentes, pero todo en esta vida tiene riesgo y el riesgo es parte del éxito, pues los verdaderos líderes que cambian el mundo asumen los desafíos y son llamados locos en muchos casos. Comprometámonos todos desde los padres, hijos, instituciones y docentes, hagamos que el cercano bicentenario este lleno de sorpresas, lleno de innumerables éxitos educativos, aplaudamos a cada uno de nuestros docentes que buscan diferenciarse, sé que llevara tiempo adaptar los procesos pero ya es momento de hacerlos. Soy un creyente que con solo ver algunos casos de innovación pude entender que nuestro País está pidiendo a gritos un cambio educativo que le dé más oportunidades a los peruanos en el mundo.

Y citando al maravilloso Albert Einstein “No podemos pretender que las cosas cambien, si seguimos haciendo lo mismo”