Cinco ideas que deberían ser ejecutadas en esta coyuntura

Uno. Usamos las plataformas de las empresas de dinero electrónico: inscribimos en bloque a todos los celulares prepagos del Perú. Transferimos monto a cada uno. La gente recoge cash de los más 10,000 agentes que tienen estas empresas en todo el Perú, básicamente bodegas (abiertas). Podemos sumar al BN y grifos. Para evitar aglomeraciones envíanos por SMS un cuadro indicando día de la semana (AM o PM) en el que, de acuerdo al último dígito de su celular, deben acercarse a recoger dinero. Empezamos con un piloto en Lima o la siguiente ciudad en número de casos con una transferencia de 100 soles. Vemos cómo funciona, corregimos problemas y lanzamos en todo el país.

No usamos los bancos. La mayoría de la gente no está incluida en el sistema financiero y una gran parte de la población desconfía de los bancos. Además, el Estado necesita desarrollar un sistema, para emergencias como esta, que no dependa del sistema financiero.

Dos. Los hoteles están vacíos. Propongo que el Estado mediante DU autorice al Minsa y a EsSsalud a alquilar hoteles completos más alimentación por los próximos 60 días para albergar a pacientes infectados no graves que deban ser aislados. El Minsa enviaría un pequeño equipo liderado por un profesional de la salud para asistir a la gerencia del hotel a cumplir con los protocolos sanitarios que sean necesarios. La tarifa la fijaría el Estado y los hoteles que deseen participar se inscribirían vía web (y minimizarían pérdidas). Al terminar la emergencia, el Minsa, a su costo, desinfectaría el hotel y expediría un certificado para el reinicio de las operaciones comerciales. Los chinos construyeron un hospital en 10 días; los peruanos podemos hacer 50 en 72 horas.

Tres. El esfuerzo del que todos los peruanos estamos participando, el aislamiento social, tiene por objeto disminuir la velocidad de contagio para evitar que el sistema de salud colapse: que no tengamos suficientes respiradores mecánicos y camas de UCI para atender todos los casos que se presenten simultáneamente. Todos esperamos que funcione, pero podríamos incrementar la capacidad instalada del sistema comprando 400 respiradores mecánicos con celeridad y transparencia.

Propongo convocar a los bancos, para que mediante el mecanismo existente de obras por impuestos (simplificado por un DU), compren en China (Europa ha cerrado la exportación de respiradores y EEUU no tiene oferta) 400 unidades. ¿Valor? USD 5.6 millones (las utilidades de los bancos de enero a septiembre del año pasado alcanzaron S/ 5,453 millones o 278 veces el costo de los 400 respiradores). Esta compra permitiría soportar 2,000 pacientes infectados adicionales (solo el 20 por ciento requeriría de estos aparatos). Será indispensable el pedido político al gobierno chino para que el pedido sea despachado por avión y de inmediato (de lo contrario serían 60 días de espera). Torre Tagle tendría rol crucial.

Cuatro. Al parecer será necesario extender el aislamiento social. Sin embargo, en 11 regiones no se ha registrado caso alguno. El lunes 30 de marzo habrán pasado 15 días de aislamiento. Si el Minsa puede confirmar que no hay entonces peligro de contagio (o cuando pueda hacerlo), ¿por qué no levantar el aislamiento social solo en esas regiones y que empiecen a producir para su propio beneficio y de todos los peruanos? (ver debajo que el aislamiento es “de facto” en varias de las 11 regiones).

Propongo considerar el cierre de fronteras de esas regiones, poniendo estrictos controles sanitarios en las vías de acceso y salida, prohibiendo la entrada de personas, restringiendo la entrada de carga y permitiendo la salida de producción (no de personas) vía transbordo fronterizo con control Minsa.

Estas regiones deberán continuar el registro de personas con síntomas y la realización de pruebas de descarte (y el gobierno central deberá apoyarlas con personal y pruebas). Podría mantenerse el toque de queda por 15 días más. Sin embargo, es condición precedente para llevar adelante esta propuesta que el Minsa confirme que habiendo pasado 15 días sin registro de casos el “aislamiento regional” aquí propuesto es seguro.

Cinco. Nuestros fondos de pensiones han tenido pérdidas sustanciales. Todos esperamos una recuperación en el mediano/largo plazo, pero -como decía Keynes- “en el largo plazo todos estaremos muertos”. Propongo realicemos la pérdida del 5 % de lo invertido en el extranjero y que el producto de la venta sea invertido en bonos subordinados a 5 años, con aval del Estado, emitidos por las empresas de microfinanzas bajo supervisión de la SBS. Esa pérdida que nosotros los aportantes haremos (no la harán las empresas, aunque debieran compartirla solidariamente), servirá para asegurarnos la supervivencia de cientos de miles de MIPYMEs y ciudadanos con DNI pero sin RUC, que operan en el sector formal/informal o el puramente informal de la economía: salvaremos capital, salvaremos empleos y salvaremos los medios de vida de la gran mayoría de peruanos. Los fondos podrán ser utilizados por las microfinancieras para otorgar dos tipos de crédito a mediano plazo: (i) “Crédito de canasta familiar” de entre S/  700 y S/ 3,500 como máximo para hacer frente a las necesidades inmediatas de consumo; y (ii) Créditos de reposición de capital de trabajo, una vez se reactive la economía.